martes, 10 de diciembre de 2013

El valor de algunos silencios

Hay cosas que no entiendo, ni tolero. 
El otro día murió de accidente de coche Paul Walker, el conocido actor de la saga de "A todo gas". Hablo de este tema porque no comparto el comportamiento de algunos de los fans/fanáticos de las redes sociales. 

En primer lugar, porque pude leer comentarios sin sentido como "Paul Walker, tú nos enseñaste que no había que frenar" (no sé si era parte de una ironía barata o una difamación de lo bonito que es poder estar al borde de lo malo, pero no tocaba). A esto, siguieron montones de invitaciones y "likes" a grupos de fanatismo repentino hacia esta persona, como si nunca antes hubiera existido hasta el día de su muerte. Me gustaría saber cuantas de las personas que lamentaron la muerte de Paul Walker también lamentaron el fallecimiento de su acompañante, padre de familia y con dos hijos, porque yo sí.

Además, no sé por qué nos empeñamos en publicar informaciones repetidas en nuestras redes sociales cuando hay una saturación de información y a veces es tan sencillo como acudir a la información de los medios y lanzar nuestros mensajes de ánimo EN SILENCIO. O lanzarlos bien. Nos encanta ser reporteros de la vida de otros. Creo que nuestra sociedad tiene tantas ganas de proclamarse parte de algo, conocedora de alguien, que se equivoca en las formas de hacerlo. 

No me quejo del "qué", me quejo del "cómo".

#fin



No hay comentarios:

Publicar un comentario