sábado, 30 de noviembre de 2013

El autoempleo y sus dos caras

El autoempleo se está convirtiendo actualmente en una de las mejores opciones ante el panorama de desempleo y precariedad laboral que nos rodea. Aquellos que nos hemos licenciado recientemente, como es mi caso, vemos bastante claro que apostar por un proyecto personal novedoso es una acertada opción. 

Reinventarse, ser creativo y ofrecer productos o servicios nuevos ante el mercado es una buena salida a la crisis y una posible buena forma de entrar en el mundo laboral. De hecho, tenemos eso o nada. Es verdad también que actualmente hay una marea de emprendedores que han lanzado ya e iniciado sus proyectos y, por lo tanto, cada vez es mas complicado diferenciarse en el mercado ofreciendo algo aún inexistente. Algo que nos deje boquiabiertos, nos sorprenda positivamente y nos impulse a su consumo, que sólo de la admiración no se saca nada.

El autoempleo es para mi una intención personal de prosperar en la que hay que centrar mucha atención en la planificación y puesta a punto del proyecto tanto como en el producto o servicio que se ofrece. Hay que tener muy en cuenta los públicos, la distribución, el modo de promoción, los objetivos de venta y ejecución, la situación del mercado y sobretodo, la posición ocupada frente la competencia. 

El autoempleo es una buena pero arriesgada opción, ya que muchos de los que nos planteamos empezar algún propósito inédito no contamos con los medios o con el capital necesario que en muchos proyectos resulta indispensable. Sí es posible empezar a paso lento, pero es muy difícil conseguir financiamiento para el proyecto a manos de terceros. Son pocas las personas que están dispuestas a colaborar en proyectos en el que uno se define como el núcleo único y central de negocio.

A eso también hay que sumarle la legislación laboral y económica prohibitiva y compleja de nuestro país. Por contra, y aunque a veces se empiece de la nada, no hay que olvidar que este tipo de iniciativa de emprender también puede transformarse en una opción de éxito. Quien no arriesga no gana, pero es cierto que no todo vale, hay que diseñar un buen plan, tener capital, ser novedosos y sobretodo, tener una genial idea de negocio. El autoempleo tiene dos caras. 

Como siempre digo, en estos casos hay que ser igual de objetivo que valiente. 
¡Suerte a los emprendedores! 
-----------------------------------------------------------------

Os enlazo la publicación de mi amigo Christiann Rossi en Youtube, un ejemplo más de los jóvenes que nos reinventamos y luchamos para hacernos un hueco en el mundo que nos llena: el mundo de la creatividad y las ideas.  Visitadlo en http://www.youtube.com/watch?v=XY37Pp9ZqZU&feature=youtu.be o en su fanpage de Facebook con el nombre Christiann Rossi. Un discurso motivador, vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario