viernes, 20 de septiembre de 2013

Soy PUBLICISTA


(Para leer texto completo, ampliar) 

A veces me han afirmado que no soy publicista porque aún no estoy suficientemente adentrada en el mundo laboral de la publicidad. Y es que no lo saben, que ser publicista es algo que se lleva por dentro, que se practica día tras día, que se siente. No soy publicista por contrato, soy publicista por convicción y por vocación. Día tras día.

Bajo mi punto de vista, el mundo del “advertisement” debería ser considerado un arte más como así se considera la pintura, la escultura o la literatura. El mundo entero debería ver los publicistas como los grandes creativos del arte. No sólo soñamos, también damos vida a las realidades. Yo, cuando observo un producto, me doy cuenta cada vez más que el trabajo de un publicista tiene que ver más con las personas que con la promoción del producto en sí mismo. Contamos historias, le damos vida a los biénes y servicios y lo hacemos con pocas palabras y, en ocasiones, también en poco tiempo. No nos neguéis los méritos, que no todos sabríais hacerlo, creédme. 

La publicidad está presente en nuestras rutinas 24 horas al día y, aunque no nos damos ni cuenta, nos produce más felicidad que muchos otros “ítems” de nuestra existencia. Es un modo de ver la vida de forma diferente, de otro color. La publicidad es información y arte a la vez. El mundo de la publicidad te permite cruzar los límites. Puedes ser racional e irracional a la vez. Puedes pintarlo todo de colores y en un segundo empaparlo todo de gris. Te puedes permitir el lujo de ponerle voz a los silencios o también de silenciar los sonidos, que no es lo mismo. Puedes cruzar los límites o quedarte dentro de ellos. Te puedes permitir el lujo de mostrarle al mundo toda la locura que llevas dentro y que nadie te juzgue porque no se trata de tí, se trata de una idea, de un producto con vida propia. 

En la publicidad hay que arriesgar así como en la vida misma. Es por esto que me gusta tanto este mundo, porque me permite sonreír y divertirme tanto como quiera. Porque cuando se trata de crear, nunca tengo ni tan siquiera la pequeña impresión de que estoy trabajando. 

La publicidad me da vida, MUCHA VIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario