lunes, 23 de septiembre de 2013

Héctor, mi persona


(ampliar para ver entrada completa)

Tenía la mirada más oscura y el alma más clara que jamás he visto nunca. Él era así, sin días grises para mí, ni siquiera con un no de reserva para reprocharme nunca nada. Héctor es mi persona, aunque hace dos años que ya no está, sigue siendo. Por este mismo motivo digo “ES”. Y es que aunque seamos en esta vida seres provisionales, hay personas que no hace falta que te den la mano para seguir acompañándote.

Hoy me he acordado del sabor que tenían los domingos en Tarragona cuando estabas aquí. Pero de lo que más me acuerdo, y con una fantástica exactitud, es de las palabras. Sólo las que nos dijimos porque, por suerte, contigo aprendí a no dejar nada para mañana. Hoy es mañana, ya te lo decía siempre. También recuerdo muy a menudo esa alegría que se te escapaba por los huequecillos de las mejillas. Lo contento que te ponías cuando tu Barça marcaba un gol y me escribías derrochando sonrisas: como te gustaba compartir la felicidad, eso te hacía muy grande. Y nos hacía grandes a los que estábamos a tu lado!

También me acuerdo de alguna de nuestras peleas, porque las hubo... aunque, sabes? no las cambio por nada. Nunca había sonreído tanto después de pelearme con alguien. En realidad, ni siquiera tuvimos tiempo de sabernos pelear bien. Íbamos al mismo compás, vivíamos al mismo ritmo, no nos gustaba perder el tiempo, ni perder nuestro “nosotros”. Siempre me apetecía reír contigo, contarte mis cosas, contar contigo.

Yo estoy bien y, así como te prometí, soy feliz. Después de perder algunas veces, me dí cuenta que en vivir no hay riesgos, que hay que apostar muy fuerte, aquí lo único que se puede perder es la vida como te tocó a ti. Pero nada más, NADA. Y si aún te escribo es porque sé que no me hace falta que me contestes para saber que, a tu modo, me estarás escuchando. 

Mi brindis hoy es por ti, porque conseguías que mucha gente fuera mejor persona. Y creeme, al recordarte, aún muchos seguimos siendo mejores. Va por ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario